megaplaza

Estilo de vida
estilo de vida

¡TODAS LAS NOVEDADES TE LAS CUENTA MEGAPLAZA!

¿Tu hijo pequeño se porta mal?

Tanto los padres primerizos como los ya experimentados saben que entre los 2 y 3 años, los niños pasan por un periodo de rabietas, negativas y, sobre todo, aprendizaje. Si las conductas erróneas no se corrigen, probablemente a lo largo de la infancia y la pubertad los pequeños tendrán un mal comportamiento. Sigue estos consejos para remediarlo.

5 consejos clave para corregir la conducta de tu pequeño. 

  1. Reconoce su mala conducta: Es el primer paso y el más importante para corregirlo. Una conducta de desobediencia y hostilidad hacia los padres ocasiona problemas importantes a corto y largo plazo. Si crees que es solo "por engreído” o usas frases como "ya se le pasará", estás yendo por el camino incorrecto.
  2. Usa la motivación: Para un niño pequeño, lo mejor que puedes hacer es estimular su motivación. ¿Cómo? Reforzando sus aspectos positivos y con el castigo o ignorancia a los negativos.

Expertos recomiendan mostrar una actitud colaborativa. Dejar que el niño exprese sus preocupaciones y explicarle con mucha calma los problemas o consecuencias de su actitud.

No se recomienda sobornar al pequeño. Por ejemplo, decirle "si no haces esto, te daré un paquete de caramelos". Por el contrario, explicarle el por qué es bueno comportarse de cierta forma y que el "premio" a dicha obediencia ocurra después y no antes. Refuerza su buen comportamiento con palabras positivas, agradecimiento y cariño.

  1. No pierdas los nervios: Es difícil, pero tienes que controlar tu enfado. No caigas en castigos físicos ni muchos menos en maltratos psicológicos que después conlleven consecuencias alarmantes. No llegues al punto en el que tu pequeño solo practica la desobediencia.
  2. Establece una rutina adecuada: Para corregir cualquier error, es indispensable que el pequeño tenga una rutina ordenada. Por ejemplo, si se acuesta a cualquier hora y come cuando y cuanto quiere, será incapaz de guiarse por normas. Así, con cualquier otro problema, no sabrá respetar los límites que le impongas.
  3. Pon normas y define tu figura de autoridad: No siempre serás condescendiente y cederás ante las miradas tiernas de tus hijos. Es bueno poner normas y establecer barreras entre lo que se debe y no se debe realizar. Éstas tienen que ser simples y acordes con la edad. Asegúrate que cumpla una antes de darle otra.

Recuerda que lo mejor que puedes hacer para que tu hijo tenga una conducta positiva, es brindarle el ejemplo. Si él ve que tú te comportas bien, él te imitará. Los padres son las principales figuras que los hijos quieren seguir. Practica con ejemplo.

Y si quieres pasar un buen rato junto a tus hijos, no dudes en traerlos a MegaPlaza. Aquí la diversión está asegurada.