megaplaza

Estilo de vida
estilo de vida

¡TODAS LAS NOVEDADES TE LAS CUENTA MEGAPLAZA!

¿Cómo aprender a decir No sin arrepentirte?

La nobleza, la solidaridad y la empatía son muy buenas características que poseen las personas que siempre están a disposición de quienes los necesitan. Sin embargo, no saber decir "NO" por respuesta causa algunos problemas. Pero, ¿cómo negarse a algo o a alguien sin arrepentirse?

No saber decir "NO" por respuesta causa algunos problemas.

Elimina el sentimiento de culpa

Lo primero que debes preguntarte es qué te hará arrepentirte de verdad. ¿El hecho de que hayas dicho SÍ, cuando en realidad querías decir NO o haber sido coherente con tus pensamientos y haber dicho NO, que era lo que realmente sentías?

En muchas ocasiones, aunque no en todas, decir que sí a todo nos trae problemas. Por ejemplo, cuando te pidieron ayuda en un trabajo y abusaron de tu confianza, cuando te pidieron prestado dinero y no te lo devolvieron o bien cuando te pidieron que hicieras algo malo en "nombre de la amistad".

No debes sentirte culpable por decir no, si sabes que de lo contrario te llenarás de angustia, preocupación y hasta ira en un futuro.

Consejos para lograrlo

Aunque sabes que decir que no es lo correcto, se te dificulta hacerlo. Sigue estos consejos para conseguirlo.

  1. Acepta que sentirte ansioso es normal: No permitas que esta sensación te derrote y te haga decir que si solo por presión y para salir del paso. Es normal que estés incómodo mientras te niegas a hacer algo.
  2. Tómate tu tiempo: Si es una decisión importante y sabes que tendrá consecuencias, tómate un tiempo para responder. Será más fácil decir que no cuando hayas analizado las cosas.
  3. Ciérrate en tus principios: Mayormente son personas con mucho poder de convencimiento los que te hacen tomar la decisión equivocada. No sucumbas al palabreo y tampoco expliques tus razones. En este tipo de casos, da un no rotundo. Ya que mientras más argumentes, más te tratarán de convencer.
  4. Recuerda todo lo que pasaría si dices que sí: Realiza un recuento de todas las consecuencias personales o externas de aceptar algo que no quieres. Esta "sacudida" será provechosa para entrar en razón.

No olvides evaluar siempre todas las circunstancias frente a lo que la gente te pide o quieren que aceptes. Con el tiempo, aprenderás a negarte sin hacerle daño a nadie ni a ti mismo.