blog-cover2
22 Junio, 2017

No hay nada como un delicioso chocolate para combatir el frío del invierno

¿A quién no le gusta comerse un rico chocolate? Más aún en invierno, cuando la temperatura hace que nuestro cuerpo pida a gritos algo dulce.

¿Te ha pasado? A mi sí. ¡Todo el tiempo!

Sin embargo, excedernos con el consumo de dulces no es bueno para la salud. Felizmente, muchos especialistas afirman que sí podemos darnos un gusto cada cierto tiempo. ¿Quieres saber más? Aquí te cuento.

Antes que nada, debes tener en cuenta que el chocolate negro es el más rico en antioxidantes y el que tiene mayores beneficios para nuestra salud.

¿Cuáles son los beneficios de su consumo?

  • Previene enfermedades del corazón
  • Disminuye el riesgo de accidentes cerebro vasculares
  • Aumenta el colesterol bueno
  • Disminuye la presión arterial
  • Mejora la visión
  • Refuerza el estado de ánimo
  • Previene el cáncer
  • Ayuda a vivir más tiempo

Según muchos nutricionistas, al ser un alimento antioxidante, el chocolate en la dieta tiene una acción protectora en la prevención y el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, algunos tipos de cáncer, alzhéimer, párkinson, diabetes tipo2, entre otras.

Eso sí, no todos pueden consumirlo. Es importante considerar el estado de salud de la persona como el sobre peso u otros. Por ejemplo un adulto promedio con peso ideal y una dieta balanceada con actividad física podría consumirlo todos los días, pero no es el caso de una persona con sobrepeso y además alguna patología asociada como la diabetes, en estos casos a que tener una recomendación especial, como el tipo de chocolate y la cantidad.

¿Por qué nos provoca comer chocolate en invierno? O mejor dicho, ¿por qué sentimos una sensación de calor cuando lo consumimos en esta época? Pues al ser un alimento energético, el chocolate puede generamos calor rápidamente aliviándonos del frío.